¿Cómo mantener una dieta?

Estar a dieta no es una tarea fácil. No importa si actualmente quieres coger peso o adelgazar: este proceso requiere mucho esfuerzo, abnegación y sacrificio. Pero al final vale la pena, ¿no? Cada persona tiene que dar la respuesta propia a esta pregunta. Lo más importante es que uno no se fuerce a lo que no le gusta de ninguna manera. Pero supongamos que decides que quieres alcanzar el objetivo que es la silueta de sueño. Cruzo los dedos por ti porque encontrarás un montón de dificultades en el camino. Pero no es imposible: si te quedas suficientemente paciente, verás los resultados más pronto que piensas.

No trates la dieta como un tormento

Eso es una de las cosas más cruciales en todo esto proceso. Si relacionas la palabra “dieta” con un dolor, lloro y lágrimas, tienes que pensar si todo esto tiene sentido y sobre todo debes cambiar tu actitud. No conseguirás nada si eres un esclavo de la dieta: recuérdalo como la regla principal. Trátala como si fuera un cambio lento de tus hábitos y costumbres que finalmente va a garantizarte los resultados tan esperados. Estar a dieta no significa que nunca más vas a comer un chocolate o beber una cerveza aunque una moderación es muy importante.

La dieta variada = la dieta eficiente

Imagínate lo siguiente: estás empezando una dieta. Al principio estás muy excitado y motivado y lo normal es que quieres ver primeros resultados tan pronto como posible. ¿Pero cuánto tiempo crees que vas a aguantar comiendo solamente una ensalada con tomates o un arroz con pechuga de pollo? Has adivinado: no mucho. ¡Experimenta! Prueba los productos nuevos que nunca antes habías comido. Usa diferentes sabores y condimentos; mezcla verduras con frutas; cambia carne por pescado y al revés. Busca unos sustitutos y suplementos saludables, por ejemplo opta por los productos de Sativida como aceites que contienen unos componentes naturales y son libres de ingeniería genética. No puedes permitir que la dieta te aburra porque esto sería un fracaso inmediato.

¿Por qué lo haces?

Eso es una pregunta fundamental. Si en algún momento aparecen dudas y decides que todo este esfuerzo no tiene sentido, siéntate y respira profundamente. Reflexiona sobre las causas posibles de esta crisis momentánea. Coge una hoja de papel o un móvil y escribe 5-10 motivos por los cuales has decidido comenzar una dieta. Siempre cuando dudas de lo que haces, mira a esta lista y acuérdate del objetivo que tienes. Te sorprenderás por lo eficaz que es este truco.

Errar es humano

Esta frase explica todo. Muchas veces es difícil mantener una fuerza de voluntad cuando yendo al trabajo pasas en el camino tres vallas publicitarias con unos dibujos de nuevos sándwiches de fast – food. Es perfectamente normal y no te culpes a ti mismo si no resistes la tentación. Cada uno de nosotros tiene los momentos de debilidad, lo importante es reconocer su error y decir a voz alta “No pasa nada. Ahora voy a estar atento y continuar la dieta como siempre”. No puedes ser demasiado severo contigo mismo.